El pasado día 15 de octubre desde la 17:00 h. en el antigüo Centro Social de Motilla del Palancar, se celebró el Día Internacional de la Mujer Rural, una fecha marcada e importarte porque casi 6 millones de mujeres, que representan el 48,9 por ciento de la población que vive en las zonas rurales españolas.

El Acto fue inaugurado por D. Jesús Martínez García, Alcalde Presidente del Ayuntamiento de la ciudad. La presentación y moderando en la mesa redonda: “Ser Mujer en Motilla”, estuvo a cargo de Nuria Yañez Morales, Psicóloga del Centro de la Mujer. Entre las participantes en la misma estuvieron: Dña. Mª Pilar Sorrius Sitges, Concejala de Salud, Bienestar Social, y Mujer, licenciada en medicina y cirugía; Dña. Ángeles Calleja Delgado, Concejala de Personal e Industria, Empleo, y Asesora Sindical de La Manchuela; Dña. Mª Auxiliadora Alarcón, Presidenta de CECU-CLM y Cuenca; Dña. María Navarro Navarro, Responsable de empresa de seguros y servicios inmobiliarios.

Ente los asistentes al acto se encontraban: D. Pedro Javier Tendero Martínez, Teniente Alcalde del Ayuntamiento de Motilla; Dña. Aurora Martínez Sánchez, del Centro de la Mujer; Josefina García, Presidenta de Luna-Cuenca; Isolina Martínez Pérez, Presidenta del Fórum, además de público en general. Analizando temas relativos al desempeño de empleo y conciliación laboral, emprendimiento, educación y participación Social y asociativa.

Si tuviéramos que trazar un perfil de las mujeres rurales, éste responde al de una mujer trabajadora, casada, con hijos y con una media de edad de 55 años. Además, ella es la principal encargada del cuidado de los dependientes del hogar: niños, mayores, enfermos y personas con discapacidad. Una actividad que compagina, en la mayoría de casos, con el mantenimiento de su negocio, trabajo, o de la explotación familiar agraria.

La experiencia nos ha demostrado que las mujeres rurales juegan un papel clave en la cohesión y vertebración del territorio, así como en la diversificación de la actividad económica. Sin embargo, para avanzar en igualdad es preciso impulsar la participación de la mujer rural en la vida pública de sus pueblos.

Por lo que se puso de relieve la necesidad de una política de desarrollo rural sostenible e integrado, que tenga en cuenta explícitamente a la mujer, su necesidad de formación, su capacidad de emprendimiento y empoderamiento. Sólo así se conseguirá frenar lo problemas agravados por el crecimiento de la brecha salarial entre géneros.

Las mujeres se enfrentan a otro importante y grave problema. Mes a mes, comprobamos los desgarradores datos que deja la violencia de género. Una lacra que ya ha arrebatado la vida a 24 mujeres, de las que el 43 por ciento de sus víctimas mortales son mujeres que residían en el ámbito rural.

Estadísticas, que pese a los avances realizados en los últimos años, nos obligan a no cesar en nuestro empeño por desterrar un problema que dificulta el desarrollo integral de la mujer y de nuestra sociedad. Una lucha hacia la igualdad que no es posible sin igualdad de oportunidades.

Se destacó la importancia de trabajar por el reconocimiento de nuestra propia valía, de nuestros derechos, aprovechando los caminos que nos marcan nuestra formación y experiencia.

La Jornada resultó amena e instructiva para todos los asistentes.