En la actualidad, aproximadamente 300.000 personas con sordera en el mundo utilizan este dispositivo que en España tiene cerca de 10.000 usuarios.

El 25 de febrero, se cumplen 58 años de uno de los avances más importantes en el tratamiento de la sordera profunda que ha posibilitado que los niños sordos puedan acceder al lenguaje oral en edades tempranas y a los aprendizajes que de él se derivan.

Esta revolución ha permitido también que personas sordas adultas que obtenían escaso o nulo beneficio de los audífonos, pudieran oír, contribuyendo con ello a su participación plena de la sociedad. Cabe destacar la evolución tecnológica del implante coclear, que está en permanente evolución.

A los avances quirúrgicos de los últimos años, se suman las mejoras tanto en el procesamiento de los sonidos, como en el propio diseño de la prótesis (de menor tamaño y más cómoda para el usuario), así como las opciones de conectividad.

Lo que contribuye a un mayor rendimiento de esta prótesis auditiva.

Demandas pendientes

Actualmente la Cartera Ortoprotésica del Sistema Nacional de Salud prevé dentro de la prestación sanitaria el implante coclear y contempla la renovación de tres de sus componentes externos, concretamente del procesador externo, el micrófono y la antena.

Sin embargo, hay que recordar que aún hoy, hay respuestas sin resolver por la Administración Sanitaria, como la cobertura de la prestación en relación con las baterías para el funcionamiento del implante y la renovación de todos sus componentes externos, incluidos los cables, el imán y el portapilas, dado el coste que todo ello acarrea a las familias y a las personas sordas. Además, es necesario contemplar la implantación bilateral en los casos que exista la indicación para ello.